Análisis de aceites

El análisis de aceites consiste en la realización de tests fisico-químicos en el aceite con el fin de determinar si el lubricante se encuentra en condiciones de ser empleado, o si debe ser cambiado. La Ferrografía, o Análisis de partículas de desgaste, sin embargo, utiliza el lubricante como un medio para determinar el estado de la máquina lubricada. El análisis de aceites en nuestras instalaciones tiene dos objetivos claros: conocer el estado del aceite y conocer el estado de la máquina. Tradicionalmente éste último se obviaba, centrándonos siempre en determinar únicamente el estado del lubricante, para lo cual se realizan una serie de ensayos rutinarios de viscosidad, acidez, basicidad, análisis de aditivos, inspecciones visuales, etc. No es este el objetivo de la analítica del aceite como técnica de mantenimiento predictivo.   Comparacion de mantenimientos
Figura 4: Análisis de aceites.
 
 

Las espectrometrías, ferrografías y contenidos de partículas aportan valiosa información del estado de los componentes de las máquinas que bañamos con nuestros lubricantes. Podemos detectar defectos con una antelación mucho mayor que con otras técnicas como podría ser el análisis de vibraciones, la dificultad estriba en el alto costo de la tecnología implicada en ello. En casos de alta responsabilidad podría emplearse como técnica complementaria para verificar un diagnóstico realizado, por ejemplo, con un análisis vibracional. Por ejemplo, defectos en rodamientos, cojinetes o transmisiones pueden corroborarse al encontrar partículas de los mismos en un ferrograma.

 

<< 11 / 16 >>