Excentricidad

La excentricidad se define como la no coincidencia entre el eje de rotación y el eje de simetría. La excentricidad puede tener lugar en diferentes tipos de elementos mecánicos, como son las poleas, las ruedas dentadas y en el posicionamiento relativo entre dos piezas concéntricas, caso del rotor y el estátor de un motor.

Debido a una mejora en los procesos de fabricación la excentricidad no es un fenómeno muy extendido, teniendo su origen fundamentalmente en un desgaste desigual de la superficie. Este es el caso del desgaste en las
gargantas de las poleas. En los motores eléctricos la excentricidad originada por el incorrecto posicionamiento relativo entre el rotor y el estátor se pone de manifiesto debido a una disminución progresiva del entrehierro por parte de los fabricantes para un incremento de la eficiencia del motor.

La excentricidad se manifiesta de forma diferente en un elemento mecánico, caso de una polea, que en el caso del motor eléctrico donde está presente la existencia de un campo magnético. Los problemas de excentricidad en motores eléctricos se tratan en detalle en el capítulo Motores.
   
Figura 45: Diferentes tipos de excentricidad.

 

Excentricidad en una polea

La excentricidad se manifiesta de la misma forma que el desequilibrio, con una fuerte vibración a la frecuencia de giro de la polea en la dirección radial. Si se diagnostica como desequilibrio puede que se corrija el problema, pero la excentricidad suele depender de la carga, por lo que al variar las condiciones de carga bajo las que se realizó el equilibrado, los niveles de vibración pueden incrementarse. La fase es un parámetro del que se dispone para diferenciar la excentricidad del desequilibrio. Como se comentó en el capítulo anterior, el desequilibrio presenta un desfase de 90° entre sus dos lecturas radiales. En el caso de la excentricidad, se genera una variación periódica
en la tensión de las correas. La fuerza de reacción en las poleas origina un movimiento de las poleas en la dirección de la fuerza por lo que si se realizan lecturas de fase radiales en la polea, estas lecturas estarán en fase como se muestra en la Figura 46.

En una lectura espectral tomada en línea con las dos poleas, la frecuencia de la polea desgastada se manifiesta normalmente en la otra polea.

Si se quitan las correas y el armónico de la velocidad de giro disminuye significativamente, es bastante probable que el problema sea un desgaste del diámetro primitivo de la polea.
   
Figura 46: Excentricidad en una polea.
 

 

<< 2 / 12 >>